Campus Rioja Alavesa: aprender enseñando

Las dos últimas semanas he impartido el curso de “Comunicación en la era digital” en el Campus de Rioja Alavesa. Una iniciativa interesante esta del Campus que pretendía generar un espacio formativo para las personas de la comarca que trabajan en el mundo del vino, de la hostelería y del turismo, principalmente. Mis lazos familiares con Rioja Alavesa (mi familia materna es de Villabuena) han creado en mi un apego especial por esta tierra y también una inquietud por su desarrollo, por las oportunidades que ofrece y por su futuro.

Han sido 40 horas de clase con profesionales de bodegas, restaurantes, alojamientos turísticos, distribución de vinos, responsables de comunicación o emprendedores. Y en 40 horas da tiempo a enseñar, pero sobre todo da t¡empo a aprender. Uno de esos aprendizajes es una idea a la que llevo dando vueltas desde hace un tiempo, y es que Vitoria vive de espaldas a Rioja Alavesa. Separadas por poco más de 30 minutos en coche pero con carreteras deficientes, mal comunicada por transporte público, Rioja Alavesa y Vitoria están a la vez muy cerca y muy lejos. Porque el vitoriano no tiene cultura de vino; no conoce los pueblos de la zona más allá de Laguardia y Elciego; conoce Londres o Tailandia pero no conoce Labraza o Villabuena. Todas las iniciativas económicas en la zona (salvo honrosas excepciones como este Campus del Vino o la Wine Run Rioja Alavesa) se desarrollan en torno al vino y al turismo. Aquí o tienes una bodega, o tienes un restaurante, o tienes un hotel, o tienes una tienda delicatessen. Poco podemos encontrar en el terreno de la industria, de los servicios, de deporte, de la naturaleza, de la generación y difusión del conocimiento o de la investigación. Y con las mimbres que la propia idiosincrasia de la zona, cuando uno viene aquí tiene la sensación de que se están dejando escapar muchas oportunidades.

También he aprendido que “diferenciarse” es la palabra mágica que va a marcar la agenda de Rioja Alavesa. Los vinos de DO Rioja quieren diferenciarse entre sí, y también de otros vinos de otras DO. Las bodegas tienen que diferenciarse entre sí; los hoteles también. Y los pueblos. Y construir esas diferencias que sean relevantes y que a la vez sostengan el negocio es un gran reto. Primero porque no todos están jugando en esa liga; y segundo porque muchas veces implica cambios e innovaciones y nuevas formas de hacer las cosas que enfrentan a los actores a escenarios desconocidos y de incertidumbre. La propuesta de algunas bodegas de crear una DO diferenciada entre los vinos de Rioja Alavesa y los del resto de la Rioja es sólo la punta del iceberg. Una cuestión espinosa y que levanta no pocas polémicas. El origen de esta reivindicación fue la intención de ciertas bodegas de buscar elementos diferenciadores. Para una bodega que elabora vino de un pago concreto y vende la botella a 150€ es difícil competir cuando la mayor parte del vino de Rioja se vende a granel y/o a precios muy bajos. Por eso se trató de buscar ciertos elementos diferenciadores en las etiquetas (como incluir el nombre del pago o del pueblo) para diferenciarse (una vez más, la palabra). Y tienen razón. Pero aún así esta idea presenta algunas sombras, así que a decir verdad no termino de tener una opinión formada al respecto.

Por último, los retos formativos que tienen los profesionales de este sector y en esta parte del mundo no difieren sustancialmente de los que me he encontrado en otros contextos. Las empresas siguen teniendo un importante déficit de cultura comunicativa y la revolución digital les ha llevado a “sobre invertir”, una vez superada la época de recesión, en conocimientos, recursos y tecnología para abrazar esta nueva era. Pero este conlleva los lógicos problemas de adaptación de la cultura de empresa a este nuevo contexto. Los trabajadores y trabajadoras siguen presentando un importante déficit formativo que no se soluciona con un curso de 40 horas. Una formación de este tipo, que combina aspectos teóricos con ejercicios prácticos, le sirve al alumno para tener un marco en el que moverse. Profundizar en esos contenidos exige una formación permanente que no tiene que estar necesariamente vinculada a cursos presenciales sino que puede y debe completarse con formación online; autoaprendizaje durante el desarrollo de lo que se ha aprendido (generando espacios para la reflexión estratégica, la creación y el uso de las herramientas) y localizando focos de conocimiento en ámbitos digitales (redes sociales, blogs, e-books…). Pero las empresas tienen delante un reto aún más importante que el de formarse, que es el de cambiar su cultura para adaptarse a una nueva época más digital, más líquida y menos estable.

Sólo me queda agradecer a la Ruta del Vino el haberme dado la oportunidad de compartir con ellos estos días y también a Pablo, Igor, Carlos, Amaia, César y Miguel Ángel su participación, sus preguntas y sus reflexiones durante estas 40 horas. Esperemos volver el año que viene.

 

El ocaso de las agencias de publicidad

Las agencias de publicidad ya no pueden solucionar los problemas de comunicación de las marcas. Nacieron para resolver necesidades que hoy ya no existen. Y las agencias no pueden adaptarse; hay que sustituirlas.

Durante la era industrial, la creencia era que los consumidores compraban más aquellas marcas que tenían mayor notoriedad. Por eso recurrían a agencias para que éstas crearan un mensaje, lo contaran en un spot, cuña de radio o gráfica, y lo difundieran en los medios. En la era post-industrial, lo que las marcas necesitan es relacionarse con su público. La lógica ha cambiado y las agencias no son instrumentos concebidos para crear y liderar marcos relacionales. Se ha escrito mucho sobre la nueva agencia, su adaptación a la era digital y su futuro. Los hechos demuestran certeramente que no es momento de transformar las agencias sino de sustituirlas por nuevas organizaciones, estructuras o profesionales capaces de solucionar los problemas que existían antes, de otra manera; y también de resolver los problemas que antes no existían. Las agencias se siguen vaciando de talento (y se van de tu mierda de agencia). ¿Vamos a desperdiciar la creatividad de una generación entera de profesionales?

El nuevo rol de la comunicación

Quien lidere la comunicación de una marca debe participar en el diseño de los productos y servicios. Lo que una marca hace (sus productos, sus servicios, sus actitudes, su forma de comportarse y de relacionarse…) incide más en le percepción que el consumidor tiene de esa marca, que lo que dice en un spot, un banner o un tweet. Sin embargo, las agencias siempre se han preocupado por lo que la marca dice, y no por lo que hace. ¿Es posible construir una relación sólida y rentable entre marca y consumidor si lo que se dice y lo que se hace no están alineados desde una perspectiva estratégica de mercado? Que el Festival de Cannes incorporara en su última edición una categoría de “Producto” es muy indicativo en este sentido. Porque los productos dicen mucho de una marca. Y porque a veces es mejor buscar un producto para tus clientes que clientes para tus productos. El Internet de las cosas; el branding y la arquitectura de marcas; o el consumidor que vive conectado son elementos que transforman las relaciones de una marca con el público. Por eso, quienes intervienen en la comunicación de una marca no pueden limitar su trabajo a generar notoriedad. Un producto no deja de ser una experiencia para un consumidor y una experiencia es el principal activo de comunicación que tiene una marca.

Comunicación 24/7/365

Las agencias sirven para diseñar un mensaje, encapsularlo en diferentes formatos y difundirlo en un momento puntual predeterminado. Pero hoy las marcas comunican 24 horas al día, 7 días por semana y 365 días al año. Las agencias no cuentan ni con la estructura ni con los profesionales ni con la cultura para afrontar este reto. Irremediablemente las marcas asumirán cada vez más aspectos de su comunicación operativa. Esto vale para Red Bull o El Corte Inglés, pero también para una Bodega de Vinos o una empresa de construcción. Estas marcas tendrán que crear estructurar y dotarse de los recursos necesarios (humanos, económicos, formativos, tecnológicos) para ser capaces de liderar su comunicación holísticamente.

 En este contexto 24/7/365, las marcas necesitan flexibilidad, inmediatez y control de la situación. Necesitan adaptar su cultura y ser organizaciones más permeables, capaces de integrar en esa dinámica a agentes externos: empresas, estuidios, freelances, otros departamentos de la empresa y por supuesto, a los consumidores….

De la era de la publicidad a la era de las relaciones

Ahora que todos sabemos que si tomamos Activia podremos ir al baño a hacer caca, convendría reflexionar sobre si los anuncios con Carmen Machi o José Coronado que vemos a diario desde hace años han ayudado de alguna manera a frenar la pérdida de cuota de mercado de Danone (un 33% nada más y nada menos). Los puntos de contacto entre marca y consumidor se han multiplicado como consecuencia de la digitalización. El modelo de crear un mensaje y repetirlo muchas veces ya no funciona. Y las marcas deben trabajar por ser conocidas, sí, pero también diferentes, relevantes y útiles en cada uno de esos puntos de contacto. Durante muchos años las agencias han hecho spot como los de Activa; pero hoy se trata de crear marcos de relación con la gente. Cambiar de actitud para pasar de contar cosas a hablar con la gente; de definir donde, cuándo y cómo se van a desarrollar esos diálogos (sabiendo que esto lo va a decidir casi siempre el consumidor); y de tratar de definir sobre qué versa dicha conversación.

¿Cuenta una agencia de comunicación con la mentalidad, el conocimiento y la estructura para pasar de hacer anuncios a hablar con la gente?

Nuevos roles en los procesos de comunicación

Las agencias hacen un trabajo que un director general, un responsable de marketing o un product manager no sabe hacer. Por ejemplo, diseñar un logotipo, crear un concepto creativo o producir un spot. Si de lo que se trata más que de hacer anuncios, es de relacionarse, el rol del directivo tiene que cambiar necesariamente. Ellos son quienes más conocen su negocio, su competencia, sus productos y a sus consumidores. El papel del cliente no puede ser un papel pasivo en el que espera a que el director de cuentas y la directora creativa entren por la puerta con una solución debajo del brazo como hacía Don Draper en Mad Men. El cliente es parte activa del proceso estratégico, creativo y operativo de la comunicación de una marca. Por eso, los concursos a la vieja usanza no tienen sentido (de esto hablaré en otro post). El esquema agencia-cliente que circulan por vías paralelas que de vez en cuando se cruzan ya no es válido. Todos viajamos en el mismo tren. Son necesarias fórmulas de trabajo que integren a diferentes actores en un mismo proyecto sin importar si esos agentes son internos o externos, si son agencia o cliente.

Reconciliando a las ventas con la comunicación

Vender no es un objetivo de comunicación. Puedes generar notoriedad, posicionamiento, interés o colocar a la marca en el Top of mind, y esto evidentemente incide en una mayor predisposición hacia la compra. Pero además de estas variables, en un objetivo de ventas inciden otras muchas (llamémosles 4p, 4c o como prefiramos). La tecnología nos permite hoy medir de manera más efectiva y fiable las acciones de comunicación. Esto es especialmente visible en el e-commerce, donde cada acción se puede medir. Ya no vale con que muchas personas vean un vídeo o lean un post (lo cual es una fantástica noticia, sin duda). Ahora hablamos de cuantos leads hemos generado, cuantas unidades hemos vendido, cuantas descargas se han producido o cuantos suscriptores hemos sumado. Lo digital no es sólo un canal de comunicación, también es un canal de venta y esto obliga a alinear política de comunicación y política comercial. Mientras las marcas hablan del retorno de cada acción de comunicación, las agencias se siguen lavando las manos.

¿Puede una estructura clásica de agencia de comunicación ponerse el traje de ventas, supeditar su remuneración a objetivos o crear estructuras que permitan coordinar el binomio ventas-comunicación, históricamente difícil de conciliar?

¿Reinventar o cambiar?

Todo esto sitúa a las agencias en una situación comprometida. ¿Qué papel desempeñan en la cadena de producción de la comunicación de una marca? ¿Se limitará su papel a hacer diseños, webs o vídeos? ¿Qué valor añadido pueden ofrecer? La clave más que pensar en qué pueden hacer las agencias, es preguntarse qué podemos hacer todos los profesionales, de cualquier sector, que tenemos incidencia en el proceso de comunicación de una marca. No se trata de reinventar la agencia sino de dejar paso a nuevas estructuras y organizaciones cuyo valor añadido se puede basar en tres líneas:

 

  • Más consultoría estratégica y menos churros: Las marcas necesitan incorporar profesionales muy dores o makers, pero seguirán precisando de una visión externa que les ayude a diseñar estrategias de comunicación y marcos relacionales adecuados que luego las propias marcas pueden desarrollar. 

¿Cuantas agencias tienen profesionales que sepan hablar verdaderamente de estrategia? 

  • Coaching & Formación: Algo especialmente útil para aquellas marcas inmersas en procesos de digitalización. Hablamos de cambio de cultura y eso implica nuevos conocimientos, nuevas habilidades y estar capacitado para liderar desde la marca la relación con el consumidor en un nuevo contexto. Las marcas siempre necesitarán partners externos capaces de asesorarles permanentemente sobre las cosas que hace y cómo las hace. 

¿Cuantas agencias están capacitadas para formar a sus clientes?

  • Hiperespecialización para producir piezas de comunicación concretas en clave de excelencia: diseñar una app, programar una nueva plataforma web, diseñar un logotipo, desarrollar un wearable, producir un spot, crear un guión para una serie, escribir un libro o una canción, diseñar un edificio, interpretar datos, imprimir en 3D….  

¿Cuantos profesionales de la comunicación son realmente expertos en lo que hacen?

Nuevas estructuras, nuevas organizaciones, nuevos profesionales

En una agencia trabajan directores de cuentas, diseñadores, creativos, planners, programadores…. Después tiene una serie de partners o proveedores como productoras, imprentas o estudios de grabación. Y luego vienen los colaboradores, que normalmente son profesionales o empresas que desarrollan para ellos trabajos que no son de su competencia; o freelances, como por ejemplo diseñadores gráficos, que contratan puntualmente en momentos de “picos de trabajo”. Las agencias son estructuras cerradas, poco flexibles y con muchas jerarquías. La comunicación hoy se ha vuelto tan extremadamente compleja que parece inviable diseñar una estrategia o una campaña con un Ejecutivo de Cuentas, un Director Creativo y un Director de arte. Entran en juego programadores, tecnólogos, antropólogos, cocineros, arquitectos, diseñadores de moda o maestros cerveceros. Cualquier perfil puede desarrollar un papel relevante en la comunicación de una marca. Necesitamos nuevas estructuras más abiertas, más horizontales, con nuevos perfiles profesionales, con nuevas formas de trabajo más colaborativas, más transparentes, más especializadas, que sepan utilizar la inteligencia colectiva y que sean más flexibles. Empresas, startups, freelances, profesionales, organizaciones tipo Pop-up….. (aquí, algunas pistas sobre cómo gestionar todo este talento) Y por supuesto, estructuras con ADN digital. Con esto no quiero decir (tan sólo) que sustituyan a los Directores de Arte por programadores creativos o a Copys por expertos en SEO. Hablo de una forma de enfocar los problemas y de encontrar soluciones que hasta ahora las agencias no han sabido encontrar en su esquiva transición hacia la transformación digital.  

¿Están las agencias tradicionales preparadas para asumir este cambio?

Son muchas preguntas con respuestas diferentes según quien las conteste. Pero dejan claro que es necesario cambiar (rápido) aunque para ello haya que equivocarse (más rápido aún). Porque cuando encontremos las respuestas, las preguntas probablemente hayan cambiado.

*Cuando terminaba de redactar este post, @juanjobrizuela compartía este artículo de Adage. Aporta visiones muy cualificadas sobre el mismo tema, con visiones a veces complementarias a veces contradictorias. Merece la pena leerlo a pesar de su extensión (está en inglés). 

Dos años de Hortelanos

Hace ahora dos años que empezó esto de Hortelanos. Un camino profesional pero sobre todo una forma de vida. Mi idea fue crear una estructura ligera y flexible, nativa digital, con ADN estratégico y con excelencia creativa que se pareciera lo menos posible a las vetustas y oxidadas agencias de publicidad. Afrontar la comunicación desde el diseño de productos, servicios y experiencias y no sólo de campañas y planes de difusión.

Dos años después, pocas cosas son como yo las había imaginado. En un mundo líquido e inestable la incertidumbre es la tónica. En dos días aparecen tres nuevas oportunidades que se esfuman en pocas horas y a la semana siguiente estás enfrascado en nuevas propuestas que surgen de la noche a la mañana.

Termina el 2015 y toca hacer balance y echar la vista al año que viene. Estas son mis reflexiones:

 

Las previsiones, previsiones son

El mercado al que salí de manera natural, por mi bagaje y experiencias anteriores, me empujó a trabajar en proyectos parecidos a los que había trabado ya. Como los trabajos han venido a mí sin necesidad de ir a buscarlos, la inercia me ha colocado haciendo lo mismo que hacía antes. A veces no resulta sencillo salir de esa relativa comodidad, e incluso el mercado no siempre demanda o comprende lo que uno le quiere ofrecer. Como esto es una carrera de larga distancia, mientras sigamos facturando no es problema.  Ahora tengo sobre la mesa dos proyectos que podemos considerar como “pilotos”. Vamos a trabajar la parte del branding y la estrategia pero empezaremos por definir el modelo de negocio y el diseño del mismo. Si los dos proyectos llegan a buen puerto deben convertirse en la llave definitiva a abordar otros proyectos similares. Aquí percibo un problema de posicionamiento que debo ir modificando a medio plazo.

También está pendiente la diversificación del negocio. No poner todos los huevos en la misma cesta es una idea que siempre he manejado y por eso quiero que de Hortelanos surjan nuevas ideas de negocio. Ya hay un par de ellas sobre la mesa y 2016 será decisivo para saber si pueden materializarse.

 

Dimensión y facturación

En lo único en lo que he acertado es en la previsión de facturación que hice a cuatro años. De momento en los dos primeros ejercicios he cubierto objetivos y en este tercero es cuando debo dar el salto definitivo e incrementar el beneficio neto en un 20%; a priori es realista pero esto da muchas vueltas. Crecer más que eso es difícil por una cuestión de dimensión. Es difícil aumentar la cantidad de proyectos por una mera cuestión de tiempo, por lo que quedan dos caminos: o intensificar la colaboración con mis colaboradores Hortelanos, centrándome yo en las facetas estratégicas y creativas de los proyectos y dándoles más protagonismo en la ejecución; u ofrecer más valor añadido a mis clientes para poder facturar más por la misma cantidad de trabajo. Desde luego, crecer en estructura es la única opción que no contemplo.

 

En casa del Hortelano, cuchara de palo

Como ocurría cuando trabajaba en la agencia, casi todo mi tiempo se lo comen los proyectos para los clientes. Queda poco espacio para pensar en el desarrollo del negocio. Hay planes y acciones que están sobre el papel pero que luego no soy capaz de desarrollar: autoformación, desarrollo de nuevos productos y/o servicios, terminar mi web, generar más contenidos digitales, completar la red de contactos escribir cases studys, escribir un libro y abordar ciertas acciones comerciales. En este sentido, abordarlas es una cuestión “cultural”. Hay aspectos del modelo que quiero construir que deben ser más disruptivos y romper con la inercia del día a día. Si no invierto en desarrollo de negocio (innovación, comunicación, formación, servicios y proyectos, redes…) antes o después esto se caerá igual que se están cayendo las agencias tradicionales.

 

El método

Estos dos años han sido decisivos para crear metodologías. Y en mi opinión son las que marcan la diferencia. Metodologías para analizar al consumidor, diseñar servicios, iniciar procesos de digitalización o construir marcas que poco a poco se van enriqueciendo con lo que uno lee por aquí y aprende por allá. Las metodologías son vivas, porque las voy mejorando y cambiando, y adaptables, a la realidad de cada proyecto. Además, siempre se enriquecen con las metodologías propias de mis colaboradores hortelanos en cada proyecto o se entremezclan con ellas a menudo. Esta es una de las piezas angulares de Hortelanos y ahora me queda incorporar algunas nuevas, principalmente aquellas que tienen que ver con los procesos creativos y con la ejecución de proyectos.

 

Kane&Co, compartir oficina y mucho más

No había tenido la necesidad de disponer de una oficina fija en estos dos años. Pero la coyuntura me ha llevado a compartir espacio con ex-compañeros que han puesto en marcha sus proyectos: Ciudadano Kane y Mitumi. La experiencia abre las puertas a establecer nuevas dinámicas de colaboración. De momento estamos en una fase muy inicial pero todos tenemos ilusión en crecer juntos (que no revueltos). En Kane&Co, que es como hemos bautizado a nuestro espacio compartido, lo mejor está por llegar.

 

La vía de la formación

Un 20% de mi facturación viene de impartir formación. El primer año fue complicado porque tuve que preparar varios cursos prácticamente desde cero en poco tiempo. Ahora tengo un buen portfolio de cursos preparados y varios en cartera. Como siempre, me ha faltado tiempo para terminar de estructurarlos, desarrollarlos y salir a venderlos; otro reto para 2016. Además, quiero que la formación sea un recurso que ofrecer a los clientes como un valor añadido. Especialmente cuando abordamos proyectos relacionados con la digitalización. Ellos deben conocer la dimensión real de los retos que presenta la sociedad digital, más allá de los likes del facebook o el número de RTs. Lo digital va más de cambiar el punto de vista que de usar una nueva tecnología.

Por lo demás, 2015 también ha sido el año en que he puesto mi granito de arena en Foxize School, proyecto del que ahora soy un (humilde) socio más. Veremos lo que podemos aprender de este nuevo modelo de formación para profesionales y todo lo que da de si.

 

Han sido dos años muy intensos e interesantes. Aprender a vivir la incertidumbre y saber gestionarla es clave y esto está superado. El años 2016 es el tercero año y el que marcará cual es el camino para los tres siguientes. Mientras tanto toca seguir aprendiendo y afrontar junto a mis compañeros los nuevos proyectos que tenemos sobre la mesa. Apasionantes por cierto. Allá vamos. A seguir sembrando para poder recoger.