Por qué invertí en Foxize School

El 12 de abril Foxize School lanzó una campaña de equity crowdfouding. Su objetivo era lograr financiación por valor de 150.000 euros para afrontar su expansión y nuevos proyectos. No lo dudé ni un segundo: yo quería estar ahí.

Foxize School es una escuela de negocios digitales con un modelo diferente al de las tradicionales escuelas de negocio. He de reconocer que el proyecto me apasionó desde que nació hace ya tres años. Hasta el punto de haber hecho mi modesta inversión sin ni si quiera haber hecho un curso en Foxize (por uno u otro motivo, principalmente de agenda). Ahora ya he disfrutado de algún curso online y en unos días estaré en Madrid en un curso presencial de Javier Regueira (ganas)

¿Por qué invertí en Foxize School? Aquí mis motivos:

Un nuevo modelo de escuela de negocios

Como otros muchos, yo también soy uno de esos que ha estudiado un Master carísimo en una escuela de negocios de las de toda la vida. Aprendí mucho y fue una experiencia vital importante en un momento en el que tampoco había muchas más alternativas. Sin embargo, éste parece ser un modelo agotado. Vivimos en un contexto de cambios trepidantes. Lo que aprendes un día no vale dentro de dos meses. El acceso a conocimiento está más abierto que nunca a través de blogs, ebooks o Moocs. Frente a la propuesta de dedicar un año a formarse realizando una inversión muy importante, Foxize propone un modelo más flexible. Cursos breves actualizados y renovados varias veces al año, impartidos por profesionales en activo de prestigio reconocido y con la posibilidad de crear un itinerario personalizado.

Explorar nuevas fórmulas de aprendizaje

He sido profesor en una escuela de negocios clásica durante 6 cursos, y cada vez soy más escéptico con las fórmulas tradicionales de educación. Foxize apuesta por un modelo en el que se coloca al alumno sobre la pista en base a píldoras breves o programas un poco más extensos. A partir de ahí, el alumno puede aplicar rápidamente lo aprendido y completar sus conocimientos (en el ámbito de Foxize o en otros). Se terminaron las clases magistrales de 4 u 8 horas o incluso de un fin de semana completo. Será interesante ver cómo Foxize puede adaptar a corto y medio plazo nuevos modelos de aprendizaje tipo Team Academy en los que el papel del profesor y del alumno se difumina en favor de una clase más horizontal, colaborativa y basada en la reflexión y la acción.

El reto de la digitalización

La mayoría de los proyectos en los que participo ponen de manifiesto la necesidad de personas y organizaciones de adaptarse a la economía digital. Necesitan adaptar modelos de negocio, estructuras y culturas empresariales, y en este contexto la formación (y antes la sensibilización, añadiría) debe ser el punto de partida. Los cursos de Foxize están centrados en lo digital, pero no sólo en cuanto a conocimientos específicos de la era digital sino también en lo referente a nuevas habilidades requeridas en una época que además de usar nuevas herramientas, hay que afrontar los retos desde nuevas perspectivas. Foxize incluye también algunos programas intensivos de duración más extensa difíciles de encontrar en otros ámbitos formativos, y menos en una escuela de negocios.

Confianza

Sigo en la red desde hace años a Fernando de la Rosa (@titonet) y a Albert García Pujadas (@qtorb) y os recomiendo que lo hagáis vosotros también. Sus blogs son un must para quienes queremos conocer puntos de vista sobre lo que pasa en el mundo digital, la comunicación y las nuevas formas de hacer negocios. Personas de referencia que saben de lo que hablan. Y si no, lean.

Red de personas y conocimientos

Sólo el hecho de seguir con regularidad la actividad de Foxize me ha puesto sobre la pista de organizaciones y personas de las que aprender mucho. Cuando daba clases en ESDEN los “profesores estrella” trabajaban en McCann o Draft FCB; hoy quienes mueven esto son compañías como Territorio Creativo o Roca&Salvatella, que se han convertido prácticamente en partners de Foxize.

Modelo de empresa

Hace unos días, Fernando de la Rosa escribía en Twitter: Realmente, ¿las escuelas que imparten formación digital son digitales? Creo que es una reflexión muy acertada. Foxize es una escuela adaptada a la era digital que pone al alumno/cliente en el centro. Una oferta y una relación personalizadas, innovación constante, estrategia de comunicación digital, contenidos de interés (blog, ebooks, publicaciones, eventos, biblioteca digital, newsletter, píldoras de conocimiento, tests….) para diferentes clientes en función del momento en el que se encuentran, relación personalizada, creación de comunidad….. Ingredientes de una escuela con ADN digital que marcan la diferencia respecto a las estructuras clásicas.

Captura de pantalla 2015-11-01 a las 19.29.49

Rentabilidad económica

Es el factor que menos condiciona mi inversión, y a la vez el único imprescindible. Esto es Crowdfouding, no una donación, así que es lógico que la inversión estuviera condicionada a la expectativa de que fuera rentable. El proceso se ha llevado a cabo de CrowdCube, plataforma líder en el sector del crowdfouding en España. Finalmente fueron 203.000 euros de 184 inversores, lo que superó en un 35% la inversión inicialmente deseada.

 

Estoy contento y orgulloso de formar parte, de manera humilde, de Foxize School. En los tiempos que vivimos creo que es imprescindible apostar por nuevos modelos formativos y de empresa. Espero aportar mi granito de arena y sobre todo aprender mucho. Upgrade your skills!